Zero waste DIY: Desodorante
Belleza

Zero waste DIY: Desodorante

Un mezcla simple y natural para axilas inodoras

Partamos por aclarar que transpirar es normal; lo hacen todos los mamíferos para mantener su temperatura corporal, la cual en el caso de las personas es de 37 grados Celsius. Cuando realizamos ejercicio, estamos muy emocionados, comemos algo extremadamente picante o hace mucho calor en el ambiente, el cuerpo humano transpira para enfriarse. Para que realmente aprovechemos el efecto refrescante de la transpiración, ésta debería poder evaporarse de la piel y convertirse en gas. Lo que ocurre típicamente, es que queda atrapada en la ropa. Cuando mancha esta última, y produce mal olor, se debe específicamente a bacterias, las que viven en las zonas de nuestro cuerpo que secretan agua y sal, como las axilas y los pies. 

Los antiguos egipcios se aplicaban perfume para enmascarar el mal olor, así como algarroba, incienso y hasta avena remojada. Los antiguos griegos y romanos tomaban baños perfumados, y aplicaban aceites aromáticas tanto a ellos mismos, como a sus ropas, caballos y mascotas. En la Edad Media las personas dejaron de asearse porque en algún momento la Iglesia indicó que estar desnudo -incluso en el baño- era algo malo. A finales del siglo XIX apareció la primera versión del desodorante comercial, para 1950 surgió el roll-on, y diez años después vino el aerosol. Hoy en día, los consumidores que buscan alternativas naturales a lo nacido en un laboratorio, se interesan por la piedra alumbre (mineral que se moja en agua y aplica igual que una barra tradicional de desodorante), y/o prueban versiones no tóxicas fabricadas por pequeñas marcas de cosmética como Soapwalla en Estados Unidos y Biofilia en Chile. Para los que se animan a hacer su propia mezcla, les dejamos esta receta customizable con el aceite esencial a elección de cada uno, pero sugerimos incluir aceite esencial de árbol de té por sus propiedades bactericidas.

Ingredientes

6 cdas. de aceite de coco

1/4 taza de maicena

 1/4 taza de bicarbonato

8-10 gotas de aceite esencial a elección

 

Fernanda Piedra

Editora en jefe

Abogada y minor en Diseño Integral UC, magíster en Periodismo de Moda por la London College of Fashion, fundadora de Ander y Miel magazine. Su panorama ideal es cocinar platos veggies para los amigos y leer libros. Sus hijos son Clemente y Aurora, y su marido Tomás. Vive en Frutillar.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *