¿Cuál es mi tipo de piel y cómo debo cuidarla?
Belleza

¿Cuál es mi tipo de piel y cómo debo cuidarla?

Tips para conocer tu piel y mantenerla protegida y en calma.

El lenguaje que se usa comúnmente para referirnos a los tipos de piel puede sonar categórico. Escuchamos hablar de la piel problemática, con imperfecciones, de cómo mejorarla o disimularla. Sin embargo, el tipo de piel es algo tan personal y único como cada persona. Existe una serie de factores que pueden contribuir a que la piel sea considerada grasa, mixta, seca, balanceada o sensible. Casi siempre es cuestión de genética.

Pero ningún tipo de piel es perfecta, y los signos de un tipo de piel o de otra no son “problemas”. Creemos que no hay razones que deban evitar que nos sintamos orgullosas y cómodas con la piel que tenemos. Más que atarnos a un estigma o intentar “ratificarla”, conocer nuestro tipo de piel es una forma de escuchar al propio cuerpo, entender sus características y darle los cuidados que ayuden a mantener la piel protegida y en calma.

Dejando atrás ese lenguaje dogmático, armamos –junto a The Body Shop (¡que está estrenando su nuevo e-commerce!)– un breve test para identificar a cuál de los cinco grandes tipos de piel se alinea más la tuya, y un par de tips para ayudar a hacerte una idea de qué productos son los más adecuados para su cuidado. Aun así, la piel mixta de una persona es diferente de la piel mixta de otra, por lo que lo mejor es crear una rutina de cuidado facial adaptada a las necesidades personales. Y, en lo posible, consultar con un especialista.

¿Sabías que The Body Shop tiene a disposición líneas de contacto directo con sus consultoras? Están disponibles para aclarar todas las interrogantes sobre el cuidado de la piel, vía Whatsapp y puedes pedirles asesoría gratuita de lunes a viernes de 9:00 a 19:00 hrs. ¡Aprovecha esta increíble iniciativa! Encuentra sus datos aquí.

¿Qué tipo de piel tengo?

Posiblemente la mejor forma de averiguarlo en casa es hacer este breve ejercicio: lávate la cara, sécala suavemente, no te apliques ningún producto, espera una hora y comprueba si presenta alguno de estos signos:

a) ¿Notas brillo o tus poros abiertos alrededor de la zona T (nariz, barbilla y frente)? ¿Quizás tienes algunos puntos negros y granos en esta área?

b) Toca tu zona T. ¿La sientes un poco más grasa que la piel de tus mejillas? ¿Uno que otro granito en esta zona, pero no en el resto del rostro?

c) ¿Sientes que la piel de tu cara está tirante o áspera? ¿Has estado luchando contra el impulso de ponerte crema hidratante desde que saliste de la ducha?

d) ¿No sientes la piel ni muy grasa ni muy seca? ¿Tus poros son relativamente pequeños y usualmente no tienes muchos granitos? ¿Tu piel tiene un aspecto uniforme?

e) ¿Notas que tu piel está tirante e irritada? ¿Incluso enrojecida o con picazón?

Si respondiste: (a) tu piel es considerada grasa; (b) tu piel es considerada mixta; (c) tu piel es considerada seca; (d) tu piel es considerada equilibrada (o “normal”); (e) tu piel es considerada sensible.

¿Y cómo puedo cuidarla?

PIEL GRASA

Significa que tu piel está trabajando a tope para protegerse de la sequedad. Existe una serie de factores que pueden contribuir a que seas más propensa a tener granitos o puntos negros, aunque usualmente es cuestión de genética. Estos pueden aparecer cuando los poros se obstruyen por consecuencia del aumento en la producción de sebo de la piel. Las glándulas sebáceas son las encargadas de la producción del sebo cutáneo. Cuando estas glándulas producen más sebo del que la piel necesita, pueden aparecer granos.

Tips para mantenerla protegida y en calma:

1) Abre los poros: Empieza tu rutina purificante con una breve ducha caliente para abrir los poros. Así los productos serán más efectivos.

2) Desmaquíllate siempre: Así evitarás que los poros se obstruyan, eliminando el exceso de sebo.

3) Hidrata tu piel: Resecar la piel solo sobreestimulará su producción de grasa. Recuerda que ya está trabajando al máximo para combatir la sequedad.

4) Integra una mascarilla a tu rutina: Una o dos veces por semana aplícate una mascarilla, como la Mascarilla de Arcilla Purificante Tea Tree.

5) Mantén la almohada limpia: Cambia la funda de tu almohada con frecuencia ya que las células muertas y los lípidos de la piel y del cabello que se quedan en ella pueden contribuir a la proliferación de bacterias.

6) ¿Algún ingrediente que le haga bien a mi piel? Los productos con árbol de té, como el Aceite Tea Tree de The Body Shop, enriquecido con aceite de más de 15.000 hojas.

PIEL MIXTA

Tener la piel mixta simplemente significa que tienes la piel grasa en determinadas zonas del rostro y seca en otras, por lo que encontrar el equilibrio es la clave. Cuando lo logres, disfrutarás de los beneficios de dos tipos de piel (grasa y seca). Es común que las personas con piel mixta tengan una acumulación de productos con distintas propiedades para diferentes zonas de la cara. Sin embargo, es totalmente posible tener una rutina acotada y funcional específicamente para este tipo de piel. El objetivo es evitar productos que estimulen las áreas grasas o que resequen las áreas secas.

Tips para mantenerla protegida y en calma:

1) Evita tocar el rostro: Sabemos que las manos pueden acumular bacterias y otros agentes, y al tocar el rostro podemos transferirlas. Esas bacterias pueden contribuir a la acumulación de sebo y bloquear los poros.

2) Intenta evitar productos con ingredientes demasiado agresivos: La piel mixta se cuida con la mayor suavidad posible, sin irritarla.

3) Pásate al multitasking: La gracia de la piel mixta está en encontrar una rutina versátil que le sirva a tu piel específicamente. Ten paciencia al probar nuevos productos hasta encontrar la combinación que mejor te funcione. Si tienes dudas, aprovecha de consultar con las especialistas de The Body Shop.

4) ¿Algún ingrediente que le haga bien? Carbón del Himalaya, como los productos de la línea Himalayan Charcoal de The Body Shop; o las algas, como los productos de su línea Seaweed.

PIEL SECA

La piel seca es comúnmente causada por una falta de hidratación en la capa más superficial de la piel, la epidermis. Esta es la primera barrera del cuerpo contra los elementos externos como el agua o las condiciones atmosféricas. Por tanto, la piel seca puede darse en cualquier parte del cuerpo. “Cuando la piel se seca, deja de funcionar a un nivel óptimo. La piel seca puede agrietarse, irritarse, presentar descamación o picor, volverse menos flexible”, dice Jennifer Hirsch, Botanista de cosmética para The Body Shop. Por esto, puede que la sientas áspera y tirante. El rostro es la parte del cuerpo más expuesta a las condiciones ambientales adversas como sol intenso, el viento, el frío.

Aunque algunas personas tienen la piel seca por genética, existe una serie de factores que pueden contribuir a secar la piel, como la dureza del agua con la que nos duchamos o no beber suficientes líquidos a diario. La piel seca puede afectar a cualquier persona, incluso si normalmente tiene otro tipo de piel. Es mucho más común en climas fríos y secos durante los meses de otoño e invierno, cuando los niveles de humedad son relativamente bajos.

Tips para mantenerla protegida y en calma:

1) Protégela del sol: Los rayos UVB pueden quemar y dañar las capas superiores de la piel, debilitándola.

2) Lleva una alimentación saludable: Esto ayuda a mantener la piel (de todo el cuerpo) hidratada y nutrida. Intenta incluir en tu dieta semillas de lino, nueces, espárragos, palta, pepino, y cocinar con aceite de oliva o de coco.

3) Toma abundante agua: Para ayudar a mantener tu piel hidratada, intenta beber dos litros de agua al día.

4) Duerme lo suficiente: La cantidad de aceites y lubricantes naturales de la piel disminuye con el pasar de los años. Dormir bien ayuda a estabilizar los cambios hormonales que aumentan con la edad, y finalmente ayuda a retener la hidratación de la piel.

5) No uses jabones agresivos: Los limpiadores faciales con aceites perfumados y sustancias químicas fuertes pueden causar que la piel se seque.

6) Procura no ducharte con agua demasiado caliente: Intenta reducir un poco la temperatura del agua o acortar tu ducha diaria, ya que las altas temperaturas aumentan el riesgo de desarrollar piel seca.

7) ¿Algún ingrediente que le haga bien? La camomila.Elige fórmulas suaves que no destruyan la barrera natural de la piel. La hidratación y los productos más nutritivos son tus aliados, como la línea Oils of Life™ de The Body Shop.

PIEL EQUILIBRADA O NORMAL

«Normal» es un término que se usa comúnmente en un sentido amplio para referirse a un tipo de piel equilibrada. El término científico es piel eudérmica. No significa, por supuesto, que los otros tipos de piel no sean normales. En la escala entre piel grasa y seca, la piel equilibrada se sitúa en el medio. También puede experimentar algunas de las características de los otros tipos de piel: sequedad ocasional en alguna zona, áreas donde la piel es más grasa, momentos en que se siente sensible. Pero en general es bastante tolerante a los cambios del clima.

Tips para mantenerla protegida y en calma:

1) No uses productos para tratar necesidades que no tienes: Incluso si tienes la piel equilibrada, en algunas ocasiones puedes sentir la piel ligeramente seca o grasa, o notar temporalmente signos de piel mixta, como poros abiertos. Por muy tentador que sea, intenta evitar usar productos especializados, ya que pueden irritar la piel y desequilibrarla.

2) Hidrata con factor de protección solar: Es fácil olvidarse de que la piel normal es tan vulnerable a los daños del sol como cualquier otro tipo de piel.

3) ¿Algún ingrediente que le haga bien? Vitamina E o la línea Drops of Youth™ de The Body Shop.

PIEL SENSIBLE

Es bastante común y puede darse tanto en el rostro como en el resto del cuerpo. Las personas con piel sensible pueden notar la piel tirante, irritada, enrojecida o con picazón. Para mantenerla sosegada, inclínate por una línea reconfortante. Y si tienes alguna necesidad específica, lo ideal es consultar con un especialista.

Tips para mantenerla protegida y en calma:

1) Busca productos calmantes y restauradores: Que ayuden a aliviarla y mantenerla hidratada sin irritarla.

2) Cámbiate al maquillaje vegetariano o vegano: Revisa los ingredientes de tu maquillaje y prefiere productos menos agresivos. 

3) Aplícate una mascarilla adecuada: Disfruta ocasionalmente de los beneficios de una mascarilla facial suave, como la Mascarilla Calmante Mediterranean Almond Milk with Oats.

4) ¿Algún ingrediente que le haga bien? Aloe vera o Leche de almendras y miel.

___

Este artículo fue patrocinado por The Body Shop como parte de una #AlianzaFranca. 

Etiquetas:

Stephanie Valle

Edita, diseña y escribe. Es Magíster en Edición de la UDP y estudió artes contemporáneas, moda y periodismo en Ecuador. En su tiempo libre escribe un newsletter sobre revistas independientes. @stephanievallek

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *