Javiera Díaz de Valdés
En la mente de...

Javiera Díaz de Valdés

Conociendo su lado más íntimo y multifacético.

Probablemente más de una vez hemos visto a Javiera actuar en teleseries o siendo el rostro de grandes marcas, pero poco sabemos de cómo es su estilo de vida, qué disfruta y valora, en su forma más simple y honesta. Con esas ganas de conocer más a la persona, dejando atrás al rostro, nos encontramos con una mujer de placeres simples, amor por la estética, con nuevos proyectos, y cuya vida apunta a la calidad por sobre la cantidad.

Siempre me acuerdo del día en que nació la Rosa. Esa sensación de parir, del olor de la Rosa en sus primeros días, de tenerla en brazos los primeros días, alimentarla, sentirla tan mía, siempre vuelve en sueños.

Una idea que me ronda últimamente es viajar pronto. Lo presiento. Quiero ir a México, a Italia, ¡y comer rico!

Noto que he cambiado cuando tengo más energía que cuando era más joven, más voluntad, más enfoque, más autocontrol, más goce. He aprendido qué es lo que me hace bien y fortalece con respecto a la alimentación y otras higienes y rutinas. Hay más liviandad, más aceptación, más conciencia.

Me gusta la gente que lo pasa bien, que goza comiendo, tomando, haciendo ejercicio, que disfruta de la naturaleza, que ve belleza o la persigue y con sentido del humor.

Cuando estoy en la naturaleza siento profunda admiración y aprendizaje. 

Si quisiera cambiar de profesión sería ¿paisajista? ¿decoradora? ¿directora de arte? ¿bailarina? ¿artista plástica? ¿diseñadora teatral?

Lo que más me hace sentir en casa son mis perritos durmiendo siesta pegados a mí o cerca mío.

El mejor consejo que me han dado últimamente fue uno que leí por ahí: give it to god and go to sleep, y lo empecé a aplicar. Lo interpreto como quitarle ansiedad a las cosas, quitarles control, soltar. Hacer las cosas bien y luego relajarse porque los resultados positivos llegarán a su tiempo y sin presión. Me pasa que cuando hay alguna respuesta o lo que sea que me tiene ansiosa y no llega, cambio el foco, me concentro en hacer todo lo que tengo pendiente y, sin darme cuenta, lo que estaba esperando ansiosa llega.

Algo que quiero cambiar en el mundo es que me encantaría que hubiera más sentido común, conciencia del otro (persona, planta, animal, ser vivo, paisaje), cultura del respeto.

Lo que más me gusta de mi día a día son las comidas, partiendo por el desayuno. Mis clases de yoga Ashtanga con mi profe Mónica, poder caminar con la Rosa y los perros al colegio, acostarme temprano, jardinear, poder almorzar con alguien algunos días a la semana.

Podría ver mil veces la película ¿Qué pasó con Baby Jane?. Ya la vi mil veces.

El misterio que más me inquieta es: aunque ya no me inquieta tanto, lo más misterioso para mí es la muerte.

El soundtrack de mi vida sería un compilado de soul.

Mi último encuentro con el arte fue Cabezas de Benjamín Lira, collages de la Claudia Donoso, unos cuadros maravillosos de Sebastián Irarrázabal. Frecuentemente voy a exposiciones y galerías.

El libro que más me ha marcado fue Incesto de Anaïs Nin. 

Un proyecto que me tiene entusiasmada es Libra, una marca de cosméticos que empecé a crear en enero de este año. He trabajado, investigado, inventado, todo. Desde los productos y sus ingredientes hasta la imagen de la marca, el concepto, todo. Y me ha tenido profundamente motivada e inspirada. Nació como un pop-up, un chispazo mientras hacía ejercicio, y se pensó y se hizo. He trabajado con un laboratorio y con mi mejor amiga, Francisca Rojas, directora de arte y dueña de una agencia en Buenos Aires, quien ha aterrizado todas mis ideas de imagen, nombre, campaña. Ha sido maravilloso.

Libra nace de la contemplación de la naturaleza, del mar, de los frutos, de los bosques. Del sentido más profundo de la belleza. Desde donde yo veo la belleza. 

La belleza para mí es abrazar el paso del tiempo y no luchar contra él. Una belleza sin esfuerzo, una belleza amable, cuidada con placer. Del equilibrio que da el tiempo, la sabiduría, la entrega y la calma. La no desesperación por querer retener lo inexorable. Acompañar el tiempo, agradecer el tiempo y no temerle. Agradecer cuidando de manera natural y placentera nuestro cuerpo. Libra es la justicia, el equilibrio, la armonía de un cuerpo cuidado, querido y aceptado. Eso es belleza.

Cuando necesito una pausa me pongo una app que se llama Calm de meditación, de cuentos y sonidos de la naturaleza, y me relajo.

Mi ritual favorito es yoga Ashtanga después de llevar caminando junto a mis perros a la Rosa al colegio. Los martes ir a cerámica donde la Cata Zarhi. 

Si pudiera decirle algo a mi yo de 15 años le diría que no le tenga miedo a las personas. 

En mi velador siempre hay audífonos y antifaz. 

Una causa que me mueve es que me importa mucho la conciencia en la alimentación, creo que es la base de una buena educación. Valorar la belleza de los productos, sabores, olores naturales. Y entender que lo artificial es una mentira, desde el sabor hasta su valor nutricional. Lo ideal es consumir local, ya que disminuye la huella de carbono, además de valorar lo propio.

Para mí el consumo responsable es poco pero bueno, de calidad, que no sea basura al día siguiente. 

Créditos:
Fotografía Javiera: @juansajuan. Collage: @josebascope

Etiquetas:

Javiera Amengual

Directora

Psicóloga y Gestora Cultural UC, pero demasiado curiosa para quedarse solo ahí. El año 2016 funda Franca. plataforma online de moda y estilo de vida slow. Sibarita amateur, amante de la estética y aprendiz de astróloga. @jamengual

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *