La economía circular en la infancia
Crianza

La economía circular en la infancia

Arrendar juguetes, ropa y bicicletas es el futuro.

Los niños crecen. Y rápido. Ayer les quedaba bien un pantalón. Hoy no. ¿Los juguetes? Irán pasando a cajas a medida que llegan nuevos, y finalmente cuando los chicos cumplan 13 años, los camiones de bomberos y las muñequitas sólo acumularán polvo en la bodega. La bicicleta es el regalo con el que todos sueñan, entonces los padres invierten en las versiones sin rueditas, con flecos y otras challas, pero la verdad es que también van a quedar en desuso… La solución consciente y ecoamigable consiste en dejar de comprar todos esos elementos, y en lugar de ello, y como parte de la economía circular, arrendar todas esas cosas de manera de ahorrar dinero, tiempo y espacio, dejar de consumir recursos y evitar generar residuos. A continuación les dejamos tres casos pioneros en el mundo que están cambiando la forma de consumir ¡para el bien del planeta y de todos nosotros!

Ropa

Los vanguardistas Vigga, en Dinamarca, saben que la sustentabilidad pasa por un modelo circular de consumo. Por un determinado fee mensual (que varía entre los países europeos por el envío, pero cercano a los $35CLP), es posible recibir una bolsita con ropa de maternidad y/o ropa de guagua en algodón y lana orgánico. Respecto lo último, llegan entre 15 y 20 piezas para el bebé, las cuales previamente pasaron por un servicio eco de lavandería. Todo en colores neutros, combinable entre sí, y seguro para la piel del recién nacido. Una vez que éste crece de tamaño, y los piluchitos y otros ya no le queden bien, se devuelve la bolsita y llega una nueva. El periódo mínimo de suscripción es de tres meses, y hay una cuota inicial de suscripción de casi $10CLP.

Bicicletas

Islabikes, fabricante de bicicletas para niños en Reino Unido, planea revolucionar la industria mediante el sistema de arriendo. Dentro del Imagine Project, están desarrollando un modelo de bicicleta de fácil desarmado, pero de altísima calidad y muy resistente. La idea es que cuando a un niño le quede chica su bicicleta, ésta retorne a la fábrica para su re-acondicionamiento, y reciba una ‘nueva’ de acuerdo a su tamaño. En caso que el producto que volvió a la fábrica haya llegado al final de su vida útil, se desarma y las partes que sean factibles reutilizar, se incorporan en otra bicicleta, y las que no, son llevadas a otras industrias que pueden necesitas esos materiales, esto es, se reciclan. Esto es el opuesto a la obsolescencia planificada; el producto está hecho de manera tal que dure mucho tiempo. Algo digno de imitar dada la inminente escasez de recursos y altos precios de los mismos que se avecina. Los interesados en ser early adopters de este producto, o que deseen estar al tanto de los avances, pueden manifestarlo así en la web de la marca.

Islabikes

Juguetes

La consigna de Green Piñata toys es elige – juega – repite. Cada mes, y por $25 USD (envío y devolución incluido), llega una cajita con cuatro juguetes seguros y educativos para niños. Hay opciones de juguetes en madera obtenida de forma sustentable, libre de tóxicos, o de plástico reciclado y lindos colores para bebés de 0 meses hasta niños de 5 años. De esta forma, las familias estadounidenses pueden aligerar su huella de carbono, y despreocuparse de qué juguete es el más adecuado según la edad del niño o niña, porque la empresa se encarga de lo anterior.

Fernanda Piedra

Editora en jefe

Abogada y minor en Diseño Integral UC, magíster en Periodismo de Moda por la London College of Fashion, fundadora de Ander y Miel magazine. Su panorama ideal es cocinar platos veggies para los amigos y leer libros. Sus hijos son Clemente y Aurora, y su marido Tomás. Vive en Frutillar.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *