Librería Alapa
Crianza

Librería Alapa

Un hermoso espacio en Santiago dedicado a la literatura infantil y la ilustración.

Talleres sobre estampillas, tarjetas pop-up, escritura creativa, collage, literatura infantil y juvenil alemana; qué, cómo y cuándo leerles a los hijos, cómo tratar o educarlos desde la empatía amorosa y más, son todos parte de la programación de Alapa, una librería-taller dedicada a la literatura infantil e ilustración clásica y contemporánea.

Está ubicada en Escandinavia 26, Las Condes, y en los últimos cuatro años se ha ido convirtiendo en un espacio donde se realizan novedosos talleres de manera permanente, con la idea de impulsar la creatividad y los emprendimientos relacionados con la cultura, la vida consciente, el disfrute y la convivencia en familia.

Partió en el 2010 como una plataforma de difusión de panoramas, datos, talleres y experiencias ligadas a esas áreas, luego se convirtió en una librería online, y finalmente sumó su espacio físico hace cuatro años. Sus fundadores son Francisca Silva, directora creativa y quien hace la curaduría del catálogo de la librería –además de hacer ilustraciones y fotos para la web y redes sociales–, y Alejandro Gainza, quien hace talleres y además es el encargado del diseño web –e incluso hizo los muebles de la librería–.

En Alapa hay actividades para todos. Su proyecto Todos Queremos Aprender fue ganador de un Fondo del Libro y la Lectura, con el que han realizado talleres gratuitos, charlas y encuentros. Nació «con la motivación de pulir los talentos y energía creadora de potenciales autores de literatura infantil e ilustrada», y estuvo dirigido a profesionales de las áreas de diseño, artes visuales, ilustración, fotografía, educación, mediación lectora, psicología y audiovisual.

Además, en su web hacen selecciones muy lindas de libros infantiles por tema. Por ejemplo, una de sus rondas de libros está dedicada a obras sobre conciencia cívica (muy apropiada para los tiempos) e incluye libros como: Pequeña historia de un desacuerdo (editorial Ekaré), Participa: 50 acciones para un mundo mejor (Confín), Cómo puede ser la democracia (Media Vaca), ¿Qué puede hacer un ciudadano? (Hueders), entre otros. También tienen una sección llamada Lo bueno de leer que está centrada en dar consejos para cultivar el gusto por la lectura en los niños y niñas, con artículos desde por qué regalarles libros, o 10 tips para estimular su amor por los libros, hasta los mejores cuentos para sus vacaciones.

Le pedimos a Francisca que nos cuente un poco más sobre la historia de Alapa, la forma en que seleccionan los libros que la habitan, y más.

¿Cómo definirías el ambiente de la librería? ¿Y el catálogo?

Siempre nos comentan sobre la calidez de nuestra librería. Las personas se sienten abrazadas entre los estantes con libros, el olorcito a un buen café, los juegos para los más chiquititos, la buena música, el regaloneo de los perros y nuestra atención. Nos preocupamos mucho por nuestras visitas, sabemos que varias vienen de lejos y siempre lo agradecemos. Nos gusta que se sientan acogidas y cómodas, que puedan bucear libres entre los títulos que les recomendamos, que puedan sentarse en donde quieran y puedan leer acurrucados con sus hijos y, por supuesto, siempre contando con nuestra ayuda y una buena conversa.

El catálogo es una selección súper cuidada que hacemos con Alejandro –mi marido–, realmente la trabajamos con pinzas. Nos preocupamos por tener buenas editoriales, buscar e investigar libros que enriquecen bibliotecas, ciertamente es de una alta responsabilidad recomendar las lecturas ya sea de libros álbum o para mediadores. Nuestros libros abarcan una gama de edades, que van desde los quienes vienen en camino hasta el infinito como decimos en nuestras reseñas de libros, y nos focalizamos en su mayoría en la literatura ilustrada, que comprende un abanico de propuestas destellantes para distintos intereses y temáticas.

Partieron como una plataforma web. ¿Cuál fue la motivación inicial para crear un espacio físico dedicado a la literatura infantil e ilustración?

Tener un espacio físico como es el de ahora es un proyecto que solo se fue pudo plasmar con el trabajo del día a día. Con Ale siempre hemos trabajado en artes, ilustración, desarrollando talleres de creatividad para familias, montajes por todos lados, y nuestros materiales también viajan con nosotros. Las artes y la ilustración no son nada ajeno a nuestras vidas, trabajamos en ellas y por ellas, hace años. Cuando comenzamos a armar la librería online –construida por nosotros desde sus fotos, diseño y contenido– por mucho tiempo fue “por puro amor”. Destinamos parte de nuestro pequeño departamento a la bodega de los libros, y largas horas por las noches para que la página funcionara y se viera bella. Era una gota a gota que luego pasó a un hilito de agua permanente que nos permitió tener un espacio físico, uno bien pequeñito en Lo Barnechea. Fue –y sigue siendo– todo un aprendizaje el ser “libreros”. Luego dimos otro paso y fue construir la librería que ustedes conocen en Las Condes. Con Ale nos motivan tantas cosas: desde estar ahí atendiendo a nuestro público, armando los muebles, embelleciendo la librería, trabajando en la página, sacando fotos, haciendo nuestros talleres y organizando el de otros.

Compartir nuestra vida con los demás es realmente algo tan gratificante. Lo que las personas nos devuelven yendo a la librería o por medio de sus mensajes cuando ayudamos a la distancia con las compras online, es tanto amor y cariño que en el peor día todo se revierte y nos sacan la mejor sonrisa.

Créditos imagen destacada e interior: Alapa



Etiquetas:

Stephanie Valle

Edita, diseña y escribe. Es Magíster en Edición de la UDP y estudió artes contemporáneas, moda y periodismo en Ecuador. En su tiempo libre escribe un newsletter sobre revistas independientes. @stephanievallek

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *