Sinéad Burke
Mujer Franca.

Sinéad Burke

Por qué el diseño debe incluir a todo el mundo.

Sinéad Burke podría ser una chica cualquiera: 30 años, trabaja con entusiasmo como maestra de primaria, y por mientras estudia un doctorado en el prestigioso Trinity College en Dublín. Nada especial, podría pensarse, excepto porque es una de las influencers más importante de su país, Irlanda, y ha sido invitada ilustre en la Casa Blanca en 2017 y al Foro Económico Mundial en 2019.

Es locutora, académica y escritora, y también modelo para Gucci, desde que apareció por primera vez en la portada de The Business of Fashion, una publicación online sobre la industria global de la moda. 

Es además fundadora del Colectivo de Moda y Diseño Inclusivo (IFDC), la primera asociación comercial de moda pensada para personas con discapacidades. Eso porque Sinéad mide 105,5 centímetros, siendo la única de su familia en haber heredado de su papá Chris la acondroplasia, una condición conocida como “enanismo”. Ella odia esa palabra, tan claramente asociada en su mente a esas extrañas criaturas de los circos. Prefiere la expresión “persona pequeña” (little person), que incluso ha logrado que fuera añadida al diccionario inglés-irlandés, duine beag.

Nació en Dublín en 1990 y quiso ser maestra desde el primer día de enseñanza básica. Se dio cuenta enseguida del poder de la educación para combatir la ignorancia y darles voz a los más vulnerables, y por eso, se graduó primera en su generación. Lo que quiere es asegurarse de que los niños y niñas se sientan representados, escuchados y seguros en la escuela.

A través de sus escritos y discursos, ha logrado destacarse como activista y defensora de la inclusividad en la moda y en el diseño, porque, como dice en su TED talk: “el diseño es solo un instrumento para crear función y belleza. Nos hace sentir incluidos en el mundo, y es un recurso para defender la dignidad y los derechos humanos de las personas. Sin embargo, puede también causar vulnerabilidad a grupos cuyas necesidades no son consideradas”.

Sinéad parece abarcar todos los canales de comunicación, offline y online, y contribuye a crear formatos diferentes con un único objetivo: representar a las minorías. El 15 de octubre de 2020 publica su primer libro, un libro para niños, Break the Mould, con el que espera animar a los lectores a sentirse bien en su propia piel. Cuenta que cuando a la edad de 11 años tuvo la oportunidad de hacerse una cirugía para alargamiento de extremidades, antes de tomar la decisión final hizo una lista de pros y contras. Varios eran los pros, solo uno el contra, escrito en mayúsculas: SER YO. (Si es que tuvieras alguna duda todavía, nunca se hizo la operación). Sin embargo, no basta con aceptarnos por como somos, debemos también reconocer la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene en el mundo. 

El podcast As Me with Sinéad busca profundizar lo que significa esa responsabilidad: para poder crear un impacto, confrontarnos con el otro –lo desconocido y lejano– es clave. Y lo ideal es que aprovechemos nuestro lugar en este mundo para volverlo más justo.

Si quisiera sintetizar el trabajo de Sinéad Burke en una sola palabra elegiría empowerment, pero no un empoderamiento puramente feminista, sino universal: en efecto, en una entrevista a la revista Marie Claire, Sinéad dice: “es necesario salvaguardar las diferencias entre las personas, y con persona me refiero a todos, hombres, mujeres, trans e intersexuales, todos los que sean sometidos a una cultura que excluye y no incluye”.

Etiquetas:

Valentina Ascolani

Italiana, titulada con pasión en idiomas y comunicación, habla alemán, portugués, inglés, español e italiano, obvio. Ama intensamente los viajes, los libros y el café. Está en transición, con altos y bajos, hacia una vida con menos basura. @valentina_as

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *