Sustentabla: Tablas de surf de plástico reciclado
Empresas Eco

Sustentabla: Tablas de surf de plástico reciclado

La primera tabla de surf hecha 100% a partir del reciclaje de plásticos se hace en Chile.

Inspirados por Isla Mocha, en la Región del Bíobío, Daniela Larrea, Sara Pinochet y Nicolás Valdivieso decidieron empezar un emprendimiento de tablas de surf. Pero no de tablas comunes y corrientes. Para hacerlas, reciclarían plásticos recogidos por ellos mismos, antes de que lleguen al océano, en distintas playas chilenas.

Daniela es arquitecta y magíster en asentamientos humanos y medioambiente, Sara es socióloga, y Nicolás es veterinario y magíster en ciencias animales. Se conocieron practicando montañismo. Ahora, como socios, lideran Sustentabla, un proyecto chileno en el que actualmente están desarrollando la primera tabla de surf hecha 100% a partir del reciclaje de plásticos.

Para recolectarlos, nos cuenta Daniela, convocan a un grupo de voluntarios y a la comunidad local y trabajan jornadas completas, ya que cada tabla se hace con 5 a 6 kilos de polietileno.

Desde el trabajo de recolección de plásticos que hacen en zonas de alto valor ecológico en Chile, al involucramiento de las comunidades locales, y hasta lo que pasa cuando una de sus tablas cumple con su vida útil, son partes clave que hacen de Sustentabla un emprendimiento de diseño sustentable tan especial.

¿Cómo nació Sustentabla?

Nuestra motivación es acercar a las personas a la naturaleza, para que entre todos la queramos y cuidemos. El lugar que nos inspiró es Isla Mocha, ya que, debido a las corrientes marinas y su orientación, recibe mucho plástico en sus costas. Es una isla paradisiaca, con un gran bosque nativo en el centro y diferentes tipos de playas en todo su perímetro. Es un destino que nos encantó a los tres desde que lo conocimos.

Sustentabla nace con la intención de valorizar los residuos de los bordes costeros chilenos y darles una nueva vida. Inspirar a más personas y mostrar que sí es posible hacer algo frente al problema de la contaminación de los océanos: con tecnología, pasión y creatividad muchos sueños son posibles.

 

¿Cómo es el proceso de recolección de plásticos?

El proceso de recolección de residuos dura por lo general una jornada por zona. Primero está la recolección misma, luego la separación y clasificación; para finalmente distribuir los reciclables y los no-reciclables donde corresponde. Nosotros nos encargamos de los plásticos para su posterior reciclaje y transformación en tablas.

Tenemos un listado de zonas de alto valor ecológico a nivel nacional, donde nos gustaría trabajar. Pero también hemos ido recibiendo solicitudes e invitaciones de otras organizaciones para desarrollar las actividades de limpieza.

Los equipos de recolección varían, ya que convocamos a voluntarios para cada limpieza en particular. Pero lo más importante es la convocatoria y participación de la comunidad local. Toda la actividad se basa en querer ayudarlos a ellos con el manejo sustentable de sus residuos.

¿Cuál es la diferencia entre la producción de una tabla de surf regular y una Sustentabla?

¡Todo! El material, el diseño, los detalles de terminación, el tiempo y el nivel de contaminación, entre otros.

Sustentabla, al ser de plástico en un 100%, no parte de un ‘lleno’ para ser ‘shapeado’ (o modelado después). La forma final surge de la fabricación de un molde con el diseño ya configurado, sin mucha posibilidad de ajuste posterior. Y, al no necesitar de la fibra de vidrio o resina, no requiere del proceso de lijado, que es tan contaminante y tóxico para la persona que lo hace y el ambiente.

En cuanto a los tiempos de fabricación, una tabla convencional puede demorar dos semanas aproximadamente, mientras que nosotros podemos fabricar cinco tablas diarias. Si bien las terminaciones no quedan perfectas como en una tabla tradicional, hay que entender la materialidad y privilegiar su mayor ventaja: que es una tabla 100% reciclable. Si le sucede algo en su vida útil, nosotros nos encargamos de recibirla y reciclarla nuevamente, para así no generar ningún residuo y ser responsables como productores.

 

¿Cómo fue el proceso de diseño inicialmente?

¡Todo un año de aprendizaje! Muchas pruebas y errores. Pero con la ayuda de muchas personas, organizaciones y empresas hemos podido llevar a cabo el proyecto e ir desarrollando este producto.

Estamos muy agradecidos por la colaboración que hemos recibido en este hermoso proceso. De Start-Up Chile por el financiamiento y apoyo; de Comberplast por los conocimientos técnicos del material; de Moldeo Shyf y nuestro Matricero, por los conocimientos acerca de la técnica para la fabricación; y de muchos surfistas, shapers y amigos que se han ido sumando y aportando con comentarios para mejorarla.

Supimos que estaban trabajando el prototipo. ¿Cuándo podremos ver las primeras tablas en el mercado?

Este mes comenzaremos con las ventas, a partir del 20 de febrero (¡mañana!). Avisaremos a través de Instagram @sustentabla y nuestra página web. Nos hemos demorado más de lo pensado porque queremos entregar un producto bien terminado, y hemos seguido afinando detalles y haciendo pruebas.

Queríamos empezar a vender junto con nuestro lanzamiento, que fue en diciembre de 2018, pero preferimos demorarnos todo lo necesario para ofrecer una tabla y accesorios que realmente les sirvan a todos quienes quieran aprender y perfeccionar las técnicas ya aprendidas.

 

¿Qué crees que falta para reducir la contaminación de los océanos en Chile?

Políticas que regulen la producción, diseño y ciclo de vida de los distintos plásticos. Normativas para que no tengamos productos plásticos no-reciclables en el mercado. Educación para que manejemos los residuos correctamente y los dispongamos donde corresponde –que nunca es la calle, el río, el mar–. Información al alcance de todos respecto a la importancia de los océanos y el rol de la protección de su biodiversidad para la existencia de la vida en el planeta.

Y, sobre todo, mayor conciencia en el consumo. Hay que tener mayor empatía con lo que nos rodea y de lo cual formamos parte. Además, es incluso más económico tener una botella reutilizable que comprar una botella de agua desechable cada vez que tenemos sed, por ejemplo. De nosotros depende elegir a la hora de adquirir.

Etiquetas:

Stephanie Valle

Edita, diseña y escribe. Es Magíster en Edición de la UDP y estudió artes contemporáneas, moda y periodismo en Ecuador. En su tiempo libre escribe un newsletter sobre revistas independientes. @stephanievallek

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *