Ser consumidores responsables exige que seamos críticos con la información que consumimos.