Trébol Sastrería
Moda

Trébol Sastrería

Una marca nacional que rescata el oficio de modistas y sastres, y propone diseños inspirados en los 60 y 70.

Fue el año 2011 cuando la diseñadora María Fernanda Arroyo creó esta marca con una visión clara y definida: insertarse en la escena chilena de la moda, con foco en las mujeres que aspiran a la sustentabilidad en sus decisiones de compra.

Bajo la idea de poner en valor el patrimonio textil nacional de las décadas de los 60 y 70, sus diseños están inspirados en la sastrería clásica y confeccionados en telas nobles como el lino, seda, ramio, lanas de oveja y alpaca, optando por establecer relaciones comerciales con proveedores locales. Dentro de los diseños que pueden encontrar en su tienda web, destacamos el poncho zero waste, ideal para quienes buscan protegerse del frío y, a la vez, maximizar la eficiencia en el uso de los recursos.

Por otra parte, con la intención de crear moda éticamente, Trébol Sastrería
(@trebol_sastreria) practica el comercio justo, buscando fomentar la valorización y el rescate del tradicional oficio de sastres y modistas en Chile, transparentando la trazabilidad de los procesos asociados a la producción de cada prenda elaborada.

Conversamos al respecto con María Fernanda sobre cómo empezó la marca y qué se propone hacer en el mercado nacional, y esto fue lo que nos contó.

Cuéntanos como llevan a la práctica el comercio justo.

Aspiramos alinearnos a los conceptos del comercio justo desde la valoración y respeto que sentimos hacia los oficios tradicionales. También generamos vínculos comerciales voluntarios, donde ambas partes llegamos a acuerdos y salimos beneficiados. Por ejemplo, no vamos donde un sastre o una modista a decirle “le pago X”, sino que la pregunta es ‘¿cuánto cobra usted?’. En ese sentido, nos interesa generar lazos en el largo plazo, basados en la confianza mutua.

Respecto a los precios que pagamos por cada confección, estos están directamente relacionados con la calidad y el tiempo invertido. Mas allá de lo que podría valer, por ejemplo, una producción industrializada hecha en China, Indonesia o Bangladesh.

Otro aspecto básico es el cumplimiento y puntualidad en los pagos que emitimos, en ocasiones cancelamos trabajos por adelantado con el fin de que los productores puedan financiarse con tranquilidad mientras confeccionan.

Un último aspecto importante tiene que ver con la trazabilidad de los procesos asociados a la producción de una prenda. Esto quiere decir que cuando compras en Trébol Sastrería, en las etiquetas puedes informarte del proveedor textil, así como de quién confeccionó la prenda. De esta manera, queremos transparentar al cliente acerca del origen del producto que está adquiriendo.

Trébol Sastrería en tienda Franca.

¿Cómo empezó este trabajo de rescate del oficio de los sastres y modistas específicamente?

Trébol Sastrería nace en 2011 profundamente inspirada en la estética del vestir de los años 60 y 70. Al momento de definir las materias primas, nos inclinamos por los textiles nacionales de industrias de renombre tales como Bellavista Oveja Tomé, Linos La Unión, Paños Bíobío, Textil Yarur, Hirmas, entre otros, cuyo máximo esplendor se vivió en esas décadas.

Teníamos el concepto y la materia prima, por lo que en coherencia con esto, optamos por producir a la antigua usanza, revalorizando el trabajo de sastres y modistas locales, muchos de los cuales han visto su oficio a la baja, logrando mantenerse en el mercado haciendo arreglos y confecciones menores.

De esta manera, nos comprometimos con la opción de crear vestuario desde una perspectiva más sustentable generando impacto social y cultural con nuestro modelo de negocio.

¿Cómo llegan a producir de esa forma y por qué el rescate de la sastrería es el eje principal de su propuesta?

Sostenemos firmemente que la moda sustentable es la única manera de proyectar una marca de vestuario hoy. Tiene que ver con plantearse en un postura crítica y responsable respecto a la crisis medioambiental y social que experimenta la humanidad. Considerando que la industria de la moda es de las más contaminantes del planeta, toca hacerse cargo.

A la vez, el rescate de la sastrería y el oficio de la confección textil nos ha permitido devolver a nuestras clientas la posibilidad de tener una prenda ajustada a sus medidas. Soñamos que nuestra presencia en el mercado crezca, y así podamos incorporar al proceso productivo de nuestras prendas, más talleres de sastres y modistas a lo largo de Chile, incrementando el impacto social y cultural de nuestra propuesta.

Imágenes: cortesía Trébol Sastrería y Franca.

Etiquetas:

Francesca Chiappa

Periodista de profesión y vocación. Amante de los animales, la comida vegetariana y los panoramas al aire libre. Tras haber vivido en distintas ciudades y países, hoy disfruta el camino hacia una vida slow.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *