Cosmética natural, ¿una práctica posible en Chile?
Belleza

Cosmética natural, ¿una práctica posible en Chile?

Encontrando soluciones prácticas para una belleza más ética y eco-amigable.

Si estás leyendo este artículo es porque probablemente estás en mi mismo proceso de transición, o sea estás tratando de encontrar soluciones prácticas para llegar a un gran objetivo: vivir dejando la menor huella posible a tu alrededor.

Para empezar, hay que entregarse a la idea de que una vida “cero impacto”, “basura cero” –todo lo que se te ocurra con “cero”– no existe. Cada elección que hagamos, en una dirección o en la otra, va a tener una consecuencia menor o mayor. Es nuestra responsabilidad, entonces, encontrar la solución mejor, o con menor impacto.

¿Por qué enfatizo la palabra “prácticas”? Porque ya conocemos la teoría, es posible que hayas leído otros artículos de Franca sobre el maquillaje natural (orgánico, ecológico, etc.) y lo que eso implica (¡está la sección Belleza de Franca para ayudarte a informarte más!).

Ya sabemos entonces cómo reconocer un producto natural, cómo leer los ingredientes de la etiqueta y de cuáles ingredientes desconfiar. Pero, ¿cómo traducir esto en la práctica? Con tantas marcas disponibles en el mercado, con diferentes precios y características, ¿cuáles elegir?

Son preguntas que yo misma estoy tratando de resolver mientras escribo, así que me gustaría que este artículo fuera algo en evolución, algo que se pueda seguir actualizando y al que incluso tú que estás leyendo puedas seguir aportando.

Antes de empezar con mis propuestas, quiero hacer una premisa. Me concentré en buscar marcas de maquillaje natural, que, como hemos visto en la Introducción al maquillaje natural, debe estar hecho de ingredientes vegetales o de origen vegetal (85-90% por lo menos), tiene una duración menor con respecto al maquillaje químico, y debe estar certificado, sobre todo si se trata de marcas europeas.

Si los productos naturales en general son también veganos y cruelty-free, no es siempre verdadero el contrario: una marca vegana o no testeada en animales no contendrá ingredientes de origen animal ni habrá testeado en animales, pero no necesariamente será natural. Esto no significa que sea menos eficaz o de menor calidad de una marca natural, ¡solo no es natural!

Si estás en busca de marcas que no testeen en animales, la ONG Te Protejo ofrece una lista super actualizada, aquí. Y siempre podrás buscar tutoriales que te permitan hacer algunos productos por ti misma.

Si, como yo, quieres un producto que además sea natural, amigable con tu piel y con el ambiente, tengo tres posibles propuestas:

1) ZAO Make-up: Es una marca francesa certificada Ecocert. Sus productos están hechos de ingredientes 100% de origen natural, y el 20% de ellos proviene de agricultura biológica. Además de ser vegana y no testeada en animales, funciona con un sistema de recargas, para no tener que comprar cada vez un envase nuevo (¡lo que es muy sustentable!). La puedes encontrar en tiendas como Dellanatura, Organic Beauty o Ecotienda natural.

2) Burt’s Bees: Seguramente la conoces, es una marca estadounidense vegetariana y cruelty-free, que en sus productos no utiliza ni parabenos, ni petrolatos, ni ftalatos, ni lauril sulfato de sodio (sodium lauryl sulfate o SLS). Se puede comprar en varias farmacias y malls del país, y tiene incluso su propia página chilena.

3) 3INA: Es una marca española, rica en color y diversión, que si bien no es perfecta desde el punto de vista de los ingredientes, no contiene parabenos, es vegana y no testeada en animales (certificada PETA). Se puede encontrar en Falabella.

Hay otras marcas de muy buena calidad, como la italiana puroBIO, que lamentablemente no están disponibles en Chile por el momento. ¡Esperamos que sí en el futuro!

Al mismo tiempo, van surgiendo marcas chilenas preocupadas por ofrecer alternativas amigables con el ambiente, como Natural Detox la primera marca chilena de cosmética antipolución en proponer productos en envases reciclables bioplásticos.

¿Qué decir? La marca perfecta no existe, y no necesariamente lo que funciona para mí funciona para ti también. Entonces, concentrémonos en identificar cuáles son los indispensables de cada una y, ¡sigamos probando!

Etiquetas:

Valentina Ascolani

Italiana, titulada con pasión en idiomas y comunicación, habla alemán, portugués, inglés, español e italiano, obvio. Ama intensamente los viajes, los libros y el café. Está en transición, con altos y bajos, hacia una vida con menos basura. @valentina_as

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *