¿Conoces los ciclos de vida de una prenda?

por | Ago 1, 2022

Descubrir y conocer cada etapa, te facilitará el proceso de selección y decisión de una compra.

Se ha hablado de infinidad de posibilidades para apoyar un consumo más responsable y consciente. Hemos hablado y entendido qué es lo local, de la importancia de optar por el diseño local y los pequeños emprendimientos que trabajan de forma ética y justa su producción y confección, de alargar la vida de las prendas, ya sea reusando, reparando o intercambiando. ¿Pero es todo esto suficiente?

Nos guste o no aceptar, lo slow no siempre equivale a sostenible. Por ello, te invito a que vayas un paso más allá, y que conozcas cómo llega una prenda hasta tu armario, qué debes tomar en cuenta cuando ésta habita en él y qué ocurre más allá. ¿Todo esto podría influir en tus decisiones de compra? ¡Apuesto a que sí!.

Empecemos por el principio. Las etapas en la vida de la ropa forman su ciclo de vida, y su análisis (ACV) permite detectar impactos medioambientales y sociales a lo largo de toda su vida útil. Es un proceso que normalmente se lleva a cabo por las propias marcas, pero según la UNEP, acercar este pensamiento al consumidor/a permitirá que se tomen decisiones más sostenibles, y que se alcancen los ODS de manera más rápida y eficiente.

Por lo tanto, nuestro papel es fundamental y decidir comprar una prenda u otra hará que seamos consumidores más o menos sostenibles.

Por ello, con este artículo nuestro propósito es descubrir el proceso de creación de una prenda. Tratar de detectar en base al consumo de agua, de energía, de químicos, emisiones de CO2 y la mano de obra (impactos) si una prenda es más o menos sostenible y ética. Esto nos facilitará nuestro proceso de selección y decisión de una compra. Y esto nos acercará un poco más a un vivir más consciente y un consumo más responsable. 

Descripción: Ciclo de vida útil de una prenda. Créditos: Laura Gómez.

LAS ETAPAS EN LA VIDA DE UNA PRENDA

  1. Producción y extracción de la fibra

El tipo de fibra con que esté confeccionada una prenda condicionará otras etapas, y sobre todo la vida útil y disposición final de ésta. A grandes rasgos, existen las fibras de fuentes renovables (lino, cáñamo, lana) y las no renovables (poliéster, elastano), las convencionales (algodón) y orgánicas (algodón orgánico), y las fibras recicladas (poliéster reciclado, lana reciclada).

El proceso de obtención de la fibra dependerá de su naturaleza, necesitando más o menos recursos y por lo tanto incurriendo en una mayor o menor huella negativa. Pongamos algunos ejemplos: el algodón convencional necesita mucha agua y químico para su cultivo, sin embargo, el orgánico utiliza menos cantidad y hoy, desde la agricultura regenerativa, se está hablando de algodón “regenerativo”, el cual utilizaría menos recursos y causaría un impacto menor en los ecosistemas y biodiversidad para su producción. Otro ejemplo es el poliéster, el cual necesita mucha energía versus el reciclado que utiliza un 80% menos. Aunque sabemos que no deja de ser una fibra no renovable. 

Además del tipo de fibra, debemos fijarnos en su composición. La mezcla de fibras son prácticamente imposibles de reciclar, por lo tanto se deben evitar y optar por fibras que sean de la misma naturaleza.

En esta etapa, te invito a preguntarte: ¿cuánta agua se necesita para el cultivo de la fibra que dio origen a esta prenda? ¿se han utilizado químicos? ¿cuáles son las condiciones laborales de quién produjo la fibra? Cuándo ya no me sea útil, ¿la podré reciclar y/o reutilizar?

Descripción: Campos de algodón. El tipo de fibra con que está confeccionada una prenda condicionará las siguientes etapas de vida de una prenda. Sobre todo la vida útil y disposición final de ésta.
  1. Transformar la fibra en una prenda

Convertir la fibra en un tejido, conlleva muchas etapas intermedias. Desde obtener el hilo para después llevar a cabo el tejido, teñido y confección. Si, lo sé, es difícil obtener tanta información de la prenda, por lo que observar la prenda es clave.

Con la información actual que contamos sobre el impacto ambiental de la industria de la moda, trata de preguntarte si: ¿el proceso de tinte contaminará ríos y mares? ¿perjudicará la salud de quien lo produce y de quien lo consume? ¿Serán buenas las condiciones laborales de quien lo confecciona? ¿Los estampados serán hechos con tintes naturales o será digital?

¡Ojo! Cremalleras, tachuelas, lentejuelas y adornos similares son difíciles de reciclar, influyen en la longevidad de la prenda y complican el proceso de desensamblado para reutilizar el tejido. Cuantos menos adornos tenga tu ropa, más sostenible será.

  1. Etiqueta y embalaje

Una vez que la prenda está lista, se le añaden las etiquetas. ¿Cómo aprender a leer una etiqueta? es importante para conectar el punto anterior. Además, de su contenido informativo, te invito a que te fijes en su composición material. 

Fíjate en el material utilizado en todas ellas, que por lo general son tres: etiqueta interior, lateral y exterior. Si la fibra de la prenda es natural como el algodón orgánico, también deberían serlo al menos las etiquetas interiores, y la exterior también. En lo posible hechas de cartón reciclado y un cordón (no plástico) para unirla a la prenda. 

Como te entregan la prenda, también importa. Caja de cartón, cierre, tarjeta, papel, cordón, etc.  Estos aunque sea reciclado, utilizarán agua, energía, material virgen y demás recursos que podríamos evitar. Al igual que los adornos, ¡cuanto menos, mejor! 

Si tienes una marca, y buscas ser más sostenible. Te invito a revisar cómo serán las etiquetas del futuro y comenzar con estos pequeños cambios, que son y serán fundamentales. 

  1. Transporte y tiendas

El transporte se extiende a todo el ciclo, ya que se necesita transportar desde la fibra inicial hasta que la prenda deja de ser útil para ti. 

Fíjate en la etiqueta para saber dónde se ha producido y de donde proviene (etapa 1 y 2). La huella de carbono de una prenda aumentará a medida que existe una mayor distancia recorrida entre etapa y etapa. Además, dependerá del medio de transporte utilizado, distinguiendo entre aéreo, marítimo y terrestre, siendo el avión el más contaminante seguido de los furgones que nos hacen llegar los pedidos a casa.

Si te lo entregan en casa, la huella de carbono es mayor. Si la marca te da la opción de un punto de recogida, aprovéchalo. Y si encuentras esa prenda en una tienda multimarca más cerca de ti, será todavía una mejor opción. 

Descripción: Microplásticos encontrados en la expedición llevada acabo por Carry Sommer. Créditos: Carry Sommer, Fashion Revolution.
  1. Consumo y uso

Los cuidados de la prenda dependen de cada persona, pero también del tejido, los adornos y/o el teñido. Por lo que seleccionar la prenda teniendo en cuenta las etapas 1 y 2 condiciona su impacto, uso y cuidados.

Según el reporte del 2020 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente uno de los puntos críticos y de mayor impacto en las aguas es durante el uso de las prendas. Ya que ésta puede que necesite lavarse con frecuencia (como el poliéster) o de lavados a altas temperaturas; de planchado, debido a su composición; que desprenda grandes cantidades de microplásticos; que los adornos que tenga dañen otra ropa en el proceso, etc.

Por ello, es realmente recomendable que observes la composición de la prenda en su conjunto, y antes de comprarla te preguntes: ¿cuán a menudo la lavaré? ¿necesita ser planchada? ¿sus adornos me permiten lavarla en la lavadora, junto a otras prendas?

  1. Fin de vida útil

Aunque parezca que nuestra decisión de compra no influye en esta etapa, está estrechamente relacionada. Alargar la vida de las prendas, por medio de intercambios, donaciones o upcycling son algunas de las acciones para un consumo más responsable. 

Sabemos que en la actualidad es casi inevitablemente que nuestra ropa acabe en un vertedero. Sólo a modo de ejemplo, alrededor del 85% de todos los textiles que se tiran en Estados Unidos -aproximadamente 13 millones de toneladas en 2017- se tiran a los vertederos o se queman. Por ello, reducir es la mejor opción si hablamos de avanzar en ser sostenibles y conscientes desde nuestro armario. 

Descripción: Millones de toneladas de ropa, zapatos y otros productos textiles acaban en los vertederos cada año en todo el mundo. Crédito: Alamy.

Las etapas en el ciclo de vida de la ropa de tu armario están interrelacionadas, es decir, lo que ocurre en una afectará a otra. Sin ir más lejos, la primera etapa condiciona totalmente la última, por lo tanto, utilizar una fibra natural como el lino o el cañamo permitirá que la prenda se descomponga en unos años tras finalizar su vida útil. 

Ahora que ya sabes el proceso completo por el que pasa tu ropa, y cómo hacer para seleccionar prendas más sostenibles para tu día a día, ¿te animas a ponerlo en práctica con alguna prenda de tu armario? Practícalo antes de ir de compras. 

LECTURAS RELACIONADAS QUE TAMBIÉN PUEDES DISFRUTAR:

Consultora de negocio especializada en moda sostenible, vegetariana y amante de la naturaleza. Inicié mi camino hacia la sostenibilidad cuando era una adolescente, pero sin saberlo. Siento que lo pequeño, lento y cercano es el camino hacia la nueva moda, por eso acompaño a marcas a gestionar y hacer moda con otra perspectiva. @lauragomezestrugo

Podría interesarte