¿Estás buscando llevar una vida más minimalista?

por | Ago 25, 2022

He aquí un paso a paso para iniciarte en ese camino.

A los 20 años terminé de estudiar publicidad y decidí renunciar a mi trabajo para irme de mochilera un mes por Brasil, era la primera vez que salía de la casa de mis padres y estaba decidida a desprenderme de todo lo material que consideraba innecesario para este nuevo ciclo. A esa edad nunca había escuchado hablar sobre el minimalismo, simplemente nació en mí, sentía que era la mejor oportunidad para comenzar esa nueva etapa desprendiéndome de cosas que ya no me iban a hacer falta.

Cuando vi lo pequeña que era mi mochila pensé: “solo llevaré mi ropa favorita y un libro”. Así fue, me embarqué en un viaje de ida sin conciencia de que estaba abriendo una puerta al desapego material que hoy, ocho años después, no se cerró. Fui a Brasil por un mes, y me quedé dos años. 

«El minimalismo es un estilo de vida que valora las experiencias por sobre los bienes» escribe Francine Jay, autora de The Joy of Less. Con los años descubrí el documental de Netflix: The Minimalist, tengo que admitir que al inicio no me gustó, sentía que ellos no tenían nada que ver conmigo, pero entendí el concepto y a partir de ahí pude sentir que pertenecía a algo. Dejé de sentirme extraña, por no tener apego a los objetos.

Por lo mismo, esta es una invitación donde te comparto mi check-list para que puedas poner en práctica una vida más minimalista y en consecuencia, una donde puedas bajar el ritmo.

En lo personal, intentar llevar una vida más minimal, me ha traído comentarios del tipo “podrías poner un cuadro en la pared para que no se vea tan vacía” o, si digo que no quiero comprar tal cosa, he escuchado de vuelta un “ya, pero no seas tacaña”. Si bien, esto es todo lo contrario de romantizar este estilo de vida, lo que plantea Titchener, no deja de ser cierto.

Fran Chiappa en su artículo «Desromanticemos: ¿es el minimalismo la solución a una vida acelerada?»

¿Hagamos un ejercicio?

Imagina que te vas de viaje por tiempo indefinido a tu lugar favorito:

1. ¿Qué llevarías en tu mochila?

Integra cosas que te generen felicidad al verlas. Quizás alguna prenda favorita y fiel compañera, esa que te hace sentir increíble o quizás algún libro que puedas releer muchas veces y siempre descubrir algo nuevo.
¿Qué llevarías en el bolso de mano? ¿Esa herida que te costó tanto sanar?, o ¿aquel sueño de infancia que sientes que puede tener potencial en este nuevo ciclo? (lo sé, esta pregunta es difícil).

2. ¿Qué hábitos mantendrías y cuáles serían tus nuevos objetivos?

Te invito a que hagas una lista de hábitos que sientas que necesitas cambiar, trabájalos diariamente enfocándote en despedirte de esa versión de ti que ya no te representa y presta atención a tu cuerpo y mente en esos días.

3. Escribe como te sientes en este proceso, no te juzgues. 

Registra tu evolución. La primera semana es para poner sobre la mesa lo que se queda contigo y lo que se va, esto trae mucho movimiento y algunas veces cuesta sacarlo para afuera, por eso te invito a que puedas escribir como te sientes, sin juicios ni críticas.

Descripción: El tercer paso es registra tu evolución, sin juzgarte, sin aspiraciones que no responden a lo que tú eres.
Créditos: Fati Velazco.

En conclusión, ser minimalista es más que dejar de comprar cosas, los primeros pasos son internos para después exteriorizarlos y ver sus consecuencias. Lleva tiempo de práctica, no te olvides de que vivimos en una era de consumo excesivo donde recibimos estímulos por todos lados.

Hace poco terminé de leer el libro de «EnCambio: Aprendé a modificar tu cerebro para cambiar tu vida y sentirte mejor» de Estanislao Bachrach, un libro para entender nuestra mente y poder conocernos mejor. Te lo recomiendo para que puedas encaminarte de forma saludable a esta nueva etapa.

LECTURAS RELACIONADAS QUE TAMBIÉN PUEDES DISFRUTAR:

Fotógrafa uruguaya de moda principalmente sostenible que ama viajar de forma alternativa y es fan #1 de la pizza. Estudió publicidad y en Brasil se especializó en redes sociales. En ese viaje descubrió que el mundo era su jardín, siendo ella su casa. Actualmente, escribe de forma terapéutica y tiene varios proyectos personales fotográficos con emprendimientos uruguayos.

Podría interesarte